//Nadie escarmienta en cabeza ajena.

Nadie escarmienta en cabeza ajena.

María Esther Beltrán Martínez Fotos: J.Carlos Santana

Málaga, España.- Llevamos trece días de aislamiento en España. Y las cifras al día de hoy son: 64 mil 59 infectados y 4 mil 858 muertos por el Coronavirus.

Todavía no se llega al pico de la curva que puede dar un respiro y empezar a ver hospitales menos saturados, al día de hoy las ciudades más afectadas, Madrid y Barcelona, están a su máxima capacidad, hay pasillos con enfermos en el suelo y principalmente se sufre de la falta de material sanitario indispensables.

Las calles siguen vacías, aunque no se ha decretado el paro total, hay trabajadores que siguen con sus ocupaciones. Son los héroes que dan movilidad al país. Para poder moverse sin ser multados, deben llevar un documento en el que se especifica a qué empresa pertenecen, los horarios que tienen y la dirección donde viven.

El personal indispensable que trabaja son los de: sanidad, personal de limpieza, seguridad, bomberos, ejército y mantenimientos de las ciudades, farmacéuticos, investigadores, empresas textiles que están haciendo mascarillas.

Los que no cumplen las normas establecidas en el decreto de estado de alarma se enfrentan a multas que van de los 600 euros.

Hay más de 700 agentes contagiados. Y el 12 por ciento de infectados son sanitarios.

El Estado de Alarma será hasta el 11 de abril. Hasta la marihuana y el hachís triplica su precio ante las dificultades de distribución y venta al menudeo.

Estas son las noticias que se han escuchado en todos los canales de televisión nacionales como cadenas de radio. Además que cada comunidad informa de lo que pasa en sus ciudades. En Andalucía son 3 mil 793 positivos notificados de coronavirus y 144 defunciones.

Lo cierto es que las cantidades no se compara con el dolor y desesperación de los sanitario que se ven rebasados, sus esfuerzos son exhaustivos. La falta de material los deja desamparados y punto fácil para el virus.

Con la voz cortada me explican una enfermera de una residencia. “Está la situación fea, no tenemos equipos y nosotras estamos aislando a los ancianos según sus síntomas, no tenemos la seguridad si están contagiados. Una compañera ya está aislada dio positivo y sólo esperamos ver cómo nos va a los que nos quedamos”.

La misma situación pasa con una enfermera de un hospital de Málaga: “No tenemos material, estamos asustados pero seguimos en pie de guerra”.

La falta de materiales es que existe actualmente un mercado competitivo de materiales, 189 países infectados, buscan material y ganan los que pagan antes. Cabe señalar que Alemania perdió un cargamento de seis millones de mascarillas en Kenia.

La lucha contra este virus debe ser de todos con el lema de #yo me quedo en casa, se han disparadó diversas formas de entretenimiento. La cultura se hace presente en las redes, los museos ofrecen visitas guiadas, se pueden visitar los recintos virtualmente, hay cantantes de ópera que ofrecen conciertos.

Hay funciones de teatro, así como cursos de idiomas, talleres de cualquier materia que sean del interés de los españoles.

La sociedad española desde sus balcones todos los días a las ocho de la noche aplauden al personal que se está exponiendo para que los servicios primordiales funcionen, entre ellos los sanitarios, los policías y bomberos que se reúnen y reciben el cariño de la población.

Paul Gasol y Rafael Nadal, hacen una petición a los deportistas para reunir 11 millones de euros para la Cruz Roja, quién se ocupa de ayudar a los más necesitados.